Blog de Darcolepsia

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Elecciones.

Escrito por Darcolepsia 05-12-2015 en Política. Comentarios (0)


La política influye en todos los aspectos de nuestras vidas. No puedes simplemente desentenderte, pensando que ella hará lo mismo contigo. Nos guste o no, debemos participar, ser activos, críticos y objetivos. Así no seremos tan manipulables, ni se nos tratará como niños o como ganado. Nuestros líderes tendrán más cuidado porque no consentiremos que se transformen en jefes.

 Porque eso es a lo que aspira la inmensa mayoría de los políticos. A asegurar su bienestar vitalicio y el de los hijos de sus hijos a base de empobrecimiento general, sin ningún tipo de escrúpulo ni respeto por la nación ante la que tiene que responder. El único sistema por el que se desviven es este.

Pero aun así, a veces puede existir un político con verdaderos ideales, justo y comprometido con el pueblo. Esos son los que menos duran.

El pueblo debe tomar conciencia, no dejarse llevar por las mismas mentiras de los mismos mentirosos. El pueblo debe descubrir el poder que tiene, descubrir que los dirigentes que lo gobiernan, solo son sus intérpretes.

Y ya ha empezado a hacerlo. Nuevos partidos se crean a partir del deseo de nuestro país de ser escuchado, de revocar el sistema que favorece a unos pocos. Por supuesto que también estos partidos tienen parásitos, pero démosles un voto de confianza. Al menos ellos dan pluralidad a la política. Son demasiado jóvenes como para que sus ideales se hayan empezado a pudrir. Son la balsa a la que se aferra nuestro viejo sistema.


Dibuja una raya.

Escrito por Darcolepsia 31-10-2015 en Ética. Comentarios (0)

¿Hay que ser bueno?

La respuesta es bastante simple. Sí o no. La moral se impone en la decisión. Aunque supongo que podría soltar un “depende” y huir, dejando un rastro de grises a mi paso.

La pregunta es un poco confusa pero, bajo mi punto de vista, sería lo mismo que decir:

“¿Debes ser bueno?”

Pero, ¿qué es ser bueno?

Ser bueno NO es ser compasivo con las personas crueles. Creo que para considerarte una persona buena debes actuar de forma correcta, es decir, con justicia. Ser displicente con las personas malvadas es injusto para con las personas que no lo son.

Una persona injusta no puede ser una persona buena. Pero la justicia sí que puede mostrarse cruel o benevolente. Pero solo porque es imparcial y sus reglas están fijadas de antemano. Si la justicia es cruel, es porque lo correcto, desde la lógica y el punto de vista de la persona, es que lo sea.

Ahora bien, aunque las personas que habitan en una misma sociedad pueden una forma de pensar parecida, nuestra moral siempre va a ser diferente. Eso hace que cada uno tenga sus propios principios e ideales, que su actitud y su forma de ver las cosas sean distintas. Piensas que el modo correcto de actuar es uno solo pero en realidad hay miles, todos ellos válidos y justos, creados por la ética de las personas.

En definitiva, cada uno tiene su propia justicia.

Eso complica bastante las cosas. Ahora no hay una verdad absoluta a la que todos podemos entregarnos. Ahora lo que a ti te parece justo, a mí me podría parecer terrible. Un ejemplo rápido:

“Todas las personas necesitamos pertenecer a un grupo, para sentirnos identificados. Hemos evolucionado para vivir en sociedad. Y para poder vivir todos en armonía, necesitamos seguir unas reglas, colaborar, ayudar al que lo necesita. Las personas que siguen todas estas reglas siempre, son buenas. Las que no siguen ninguna nunca, son malas. Los demás, “depende”.”

“¿Y por qué debo sacrificarme por los demás? La vida no es eterna y hay que disfrutarla. No pienso preocuparme por nadie más que yo. ¡Qué estupidez! ¡Decir que hay que actuar con justicia! Las personas que piensan como yo tienen razón y lo que hacen está bien, es lo correcto. Las que no, viven engañadas, desperdician su vida y lo peor, ¡nos impiden actuar como seres humanos! Ellos son los injustos.”

Las dos opiniones se rigen por una moral y las personas obrarán con su propia justicia a partir de ella. Ambos son buenos según ellos mismos, pero a la vez, malos, según la moral del otro.

Por esto mismo, ¿cómo se diferencia un comportamiento justo (imparcial) de otro injusto (malvado o piadoso)? Es imposible. Todos son buenos y malos a la vez.

En conclusión, nunca vas a ser bueno ni malo, porque ninguna acción es totalmente justa o injusta. Solo puedes cumplir tus ideales y confiar en que la moral de los demás sea parecida a la tuya.